En nuestro país, la atención a la Diabetes Mellitus tipo 1 (DM1) afronta grandes retos, entre los que se encuentran: la falta de estadísticas precisas sobre DM1 y por tanto la nula o insignificante asignación de presupuestos y recursos específicos para el cuidado de estos pacientes; la falta de educación médica adecuada, resultando en la carencia de un tratamiento estandarizado en las instituciones de salud, así como la falta de una cobertura pública para un tratamiento integral.

La atención de la diabetes tipo 1 representa 40% a 50% del ingreso promedio[1], lo que pone a las familias en riesgo de empobrecimiento por motivos de salud, además de exponer al paciente a complicaciones crónicas e incluso la muerte por falta de insumos para su control. 

 

Ante este panorama, la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. y Con Diabetes Sí Se Puede, I.A.P., han convocado a otras 23 asociaciones civiles de toda la República Mexicana, y las que deseen sumarse a unir esfuerzos para una atención integral en diabetes tipo 1.

  

El movimiento llamado “Por una sola voz en la diabetes tipo 1” engloba las necesidades más apremiantes de las personas con diabetes tipo 1 en seis puntos:

Asimismo, las asociaciones firmantes invitan a autoridades, servicios médicos, hospitales, industria y población en general a unirse por una sola voz en la diabetes tipo 1, a través de la conversación en redes sociales utilizando el hashtag

 

#Diabetes1SolaVoz.

20170522_080621